Microcosmos: Un homenaje a las plantas sagradas de las Américas

Introducción

La microscopía confocal de escaneo láser es una técnica especializada de obtención de imágenes ópticas que proporciona mediciones sin contacto y no destructivas de objetos tridimensionales.

Para esta página web, se escanearon plantas consideradas sagradas por grupos indígenas del continente americano en el Centro de Microscopía e Imagen de la Universidad de St. Lawrence.

El procedimiento recoge información de una estrecha profundidad de campo, al tiempo que elimina los reflejos fuera de foco y crea secciones ópticas a través de capas de muestras biológicas. Las imágenes se construyen a lo largo del tiempo recogiendo los fotones emitidos por los compuestos químicos fluorescentes que contienen naturalmente las propias plantas, creando una visualización colorimétrica vívida y precisa.

Rendir homenaje a las plantas sagradas veneradas por los grupos amerindios de toda América es una forma de honrar al mundo entero en una época de emergencia medioambiental. El sitio web -en la coyuntura del arte, la tecnología y la ciencia- magnifica la vida de manera que puede alterar la forma en que los humanos perciben a otras entidades vivas de nuestra biosfera compartida y amenazada en términos más igualitarios.

Las plantas se revelan como extensiones en el siglo XXIde las formas biomórficas que fueron la génesis de las obras abstractas de artistas como Wassily Kandinsky y Paul Klee hace cien años.

Algunas de las plantas contienen los agentes psicoactivos más potentes del planeta y sirven como intermediarios que han permitido a las comunidades nativas comunicarse con sus antepasados, hacer la guerra a los enemigos de su tierra y sus tradiciones, conceptualizar cosmogonías enteras y mantener un equilibrio ecológico en el mundo natural casi imposible.

Cada estoma, cada tricoma, cada grano de polen, cada fragmento de xilema y tejido vascular en estos retratos vitales no sólo es una vía de acceso a reinos vegetales antes inéditos, sino también una salida potencial a nuestra crisis colectiva.

Arte visionario en la Universidad de St. Lawrence

Esta página web reproduce y amplía significativamente la exposición Microcosms: A Homage to Sacred Plants of the Americas en la Galería de Arte Brush de la Universidad de St. Lawrence que se inauguró el 2 de marzo de 2020 y que, como tantas otras cosas en el mundo en ese momento, se vio obligada por la pandemia del Coronavirus a cerrar prematuramente sólo dos semanas después. Aun así, el plazo de preparación de este evento, de unos cuatro años de duración, nos obligó a Jill Pflugheber y a mí a tener en cuenta las limitaciones de espacio de la galería y a seleccionar con rigor artístico y científico unas 50 imágenes de más o menos 35 especies de plantas diferentes para la muestra, imprimiéndolas en un formato grande (18″ x 18″) y organizando su presentación con paneles de texto de acuerdo con una coherencia geográfica aproximada, a veces superpuesta (moviéndose de norte a sur a través de las Américas, o viceversa), en lugar de una agrupación predecible basada únicamente en los nombres científicos en orden alfabético. La única excepción es Anadenanthera, que abre el sitio web por razones históricas que se explicarán más adelante.  Para esta versión de Microcosmos, hemos elegido una selección mucho más amplia de imágenes confocales de un número aún mayor de plantas que las que pudimos incluir en la exposición original*.

El sitio web de Microcosmos también es una extensión natural de dos exposiciones anteriores en la Universidad de St. Lawrence (además del Homage to Sacred Plants of the Americas de 2020): Visions that the Plants Gave Us (1999) y Inner Visions: Sacred Plants, Art and Spirituality (2016),

ambas organizadas por el profesor Luis Eduardo Luna, ya jubilado de la Escuela de Economía de Suecia en Helsinki, donde enseñó como profesor titular durante muchos años. Luna es actualmente el director de Wasiwaska, un centro de investigación para el estudio de las plantas psicointegradoras, el arte visionario y la conciencia en Florianópolis, Brasil. También fue nombrado Doctor en Letras Humanas por la Universidad de St. Lawrence en 2002.

Estas exposiciones anteriores reunieron el arte visual de numerosos artistas nacionales e internacionales, incluyendo obras de creadores indígenas que se identifican como Cashinahua, Huichol (Wixárica), Huni Kuin, Shipibo, Siona y Witoto. Inner Visions se inauguró con una amplia muestra de los precisos y elegantes dibujos botánicos de Donna Torres de muchas de las mismas plantas que aparecen aquí en este sitio web de Microcosmos.

Plantas de los dioses

Entendemos «sagrado» de forma amplia, en el sentido reverencial y respetuoso con el que los grupos amerindios definen este término como un pacto espiritual, y hemos incluido una amplia (aunque todavía limitada) gama de plantas, desde el maíz hasta el peyote, desde el amaranto hasta las plantas utilizadas para preparar el ayahuasca, desde el foye de los mapuches hasta la yãkoana de los yanomamis, y desde el olluco, una papa ancestral de los incas, hasta el cactus de San Pedro. También hay una imagen extra del hongo obligatorio conocido en la Mesoamérica indígena como Teonanácatl (carne de los dioses) para acompañar a todas estas plantas. Los textos que describen cada especie individual aclaran los usos medicinales y espirituales amerindios asociados a ellas. La mayoría de las veces, las plantas veneradas que aparecen en esta colección digital son psicoactivas. ¿Por qué? Según el gran etnobotánico de Harvard Richard Evans Schultes y su coautor Albert Hofmann, el científico suizo que fue el primero en sintetizar el LSD: «Las plantas que alteran las funciones normales de la mente y el cuerpo siempre han sido consideradas por los pueblos de las sociedades no industriales como sagradas, y los alucinógenos han sido plantas de los dioses por excelencia […] Es en el Nuevo Mundo donde el número y la importancia cultural de las plantas alucinógenas son abrumadores, dominando todas las fases de la vida entre los pueblos aborígenes».

Arte digital y herramientas para la percepción

Estas imágenes de plantas consideradas sagradas por los grupos indígenas de las Américas por diversas razones también pueden considerarse dentro del marco crítico del Fitoformalismo Microcósmico, un término que en realidad se me ocurrió en un sueño, por muy tópico que suene, a las 3 de la madrugada del 12 de febrero de 2020. Garabateé las letras en dos líneas temblorosas en un cuaderno con un bolígrafo en la oscuridad y me volví a dormir.  En mi mente agradecida, fue emocionante sentir esta perfección y exactitud, y espero que la recopilación de estas imágenes confocales permita que esta designación recién acuñada germine como una semilla en una estructura orgánica que nos ayude a entender qué y cómo vemos. Desde su origen tecnológico, representa una nueva etapa de una historia en constante evolución tanto de la microscopía como del arte, revelando colores, formas y texturas combinados en una visión convincente, relacionada con el crecimiento y derivada de materiales biológicos vivos.

Así pues, en esta página web, seleccionada de entre (literalmente) terabytes de lo que mi colega orientada a la ciencia no puede evitar referirse como «datos», hay una cosecha de plantas digitales para visualizar un orden natural que ha existido siempre, aunque haya permanecido menos que perceptible hasta hace muy poco tiempo.

Según el artista húngaro de la Bauhaus y profesor del MIT Gyorgy Kepes, cuyo trabajo pionero que explora las conexiones entre el arte y la ciencia constituye un importante precedente, «un patrón en la naturaleza es un límite temporal que separa y a la vez conecta el pasado y el futuro de los procesos que lo trazan». Cada patrón, dice, es un «límite espacio-temporal de energías en organización».

Tal como el telescopio Hubble que ha producido tantas imágenes celestiales icónicas, el microscopio confocal es una herramienta de percepción que amplía los estrechos filtros biológicos de la humanidad. Y ahora, hemos utilizado nuestros ojos humanos y nuestra visión tecnológica para diseñar el Telescopio Espacial James Webb para que podamos percibir el universo en colores que ningún ojo humano ha visto jamás. Estas formas de ver más allá podrían ser paralelas a los efectos neurológicos de estas plantas de poder en sí mismas, ya que han atravesado las barreras hematoencefálicas y han ejercido sus profundas influencias en contextos rituales, en algunos casos, durante milenios.

¿Es posible imaginar estas imágenes digitales como un arte que respira? ¿Podríamos respirar con los estomas que aparecen ante nuestros ojos? ¿Refleja este arte microcósmico los procesos biológicos que permiten a los seres humanos participar con las plantas en un co-desarrollo? ¿Es éste un ejemplo de cómo lo infinitamente pequeño empieza a aproximarse a lo infinitamente vasto, del modo en que las imágenes recientes del sol muestran una superficie que se asemeja a una miríada de granos de maíz, cada uno de los cuales del tamaño del estado de Texas?

En estos inspiradores microespacios, nacidos de una simbiosis arte-ciencia, hay a veces una preferencia intencionada (especialmente por mi parte) no por las formas enteras perfectas e ilesas, sino por la belleza en un tricoma roto, un grano de polen colapsado, un tejido vascular desgarrado y estructuras rotas quizás por el largo viaje clandestino de una planta a través de las fronteras y dentro de sistemas restrictivos.

Se trata de un arte transgresor, un arte de resistencia. El arte, en fin, de sobrevivir en un mundo amenazante en el que las leyes y las fuerzas de seguridad represivas con su imponente poder incontrolado siguen discriminando a las plantas, acosando, deteniendo y encarcelando a las personas que las utilizan con fines espirituales y académicos. Trágicamente, el miedo violento que subyace y alimenta la Inquisición española de tiempos pasados sigue siendo una grave amenaza en el siglo XXI en todo el mundo. La guerra contra las drogas es una guerra contra la conciencia.

Al leer Plant-Thinking: A Philosophy of Vegetal Life (2013) de Michael Marder, empecé a hacerme algunas preguntas: ¿Cómo podemos dar un nuevo protagonismo a la vitalidad de las plantas? ¿Cómo es posible que nos encontremos con las plantas y no las demos por sentado? Las plantas son tan absolutamente familiares y, al mismo tiempo, tan extrañas. Consideramos las plantas con lo que Marder llama una «actitud instrumental», preguntándonos siempre cómo podemos darles un buen uso material. Pero si fuéramos capaces de ir más allá de los impedimentos que hemos erigido entre nosotros, como humanos, y las plantas, ¿podríamos convertir de algún modo nuestro enfoque utilitario de la vida vegetal (en su asombrosa variedad) en una forma de percibirlas de manera diferente, «recreando la planta en la imaginación»?

En este sentido, The Farther Shore: A Natural History of Perception, de Don Gifford, mi profesor favorito cuando estudiaba en el Williams College en los años setenta, ofrece algunas fascinantes reflexiones históricas, científicas y estéticas sobre la percepción como «filtro creativo» y la importancia de tener conciencia de cómo estamos percibiendo, especialmente en «la presencia mediadora de los instrumentos ópticos». Un microscopio confocal encajaría perfectamente en la categoría de herramientas que ayudan a desfamiliarizar lo que Gifford llama «un mundo cotidiano demasiado familiar». Las imágenes de las plantas sagradas como arte digital hacen que lo conocido se convierta de repente, y quizás de forma chocante, en algo desconocido. Como lugares de contemplación, pueden desencadenar una experiencia visionaria que se corresponde con las nociones románticas del tiempo que se pueden encontrar en poetas como Wordsworth. Las imágenes, al igual que los poemas, inextricablemente ligados al mundo natural, son un medio de visión terapéutica: pueden convertirse, en palabras de Gifford, en una «secuencia totalmente recordada, y por tanto repetible, de visiones microcósmicas de la eternidad». El extraño y edificante arte confocal de las plantas efímeras y las moléculas que contienen son portales de lo que se necesitará para prevalecer en la guerra del clima.   

Tal vez este sitio web de Microcosmos pueda sacudirnos y colocarnos en un espacio necesario de transformación psicológica, ahora, antes de que sea demasiado tarde. La tecnología de este siglo, entonces, puede convertirse en un medio que facilite el homenaje a los principios de ordenación increíblemente diversos de las plantas-maestras que son la base de la espiritualidad amerindia. Ante nuestros propios ojos. Tómese su tiempo con estas imágenes. Seguirán aquí, aunque quizás con nuevos significados, cuando regrese de sus viajes interiores. Si necesita conocer estas plantas de otra manera, ellas le encontrarán.

En Art as Organism: Biology and the Evolution of the Digital Image, la profesora de estudios estéticos Charissa N. Terranova encuentra vínculos teóricos entre la biología y la imagen digital que coinciden perfectamente con los objetivos de Microcosmos: Un homenaje a las plantas sagradas de las Américas: «Al extenderse fuera del arte, volviendo a salir al mundo en una acción emergente, esta historia conecta con una política más amplia de la ecología, el medio ambiente y el cambio climático radical y rápido, o sea, la vida en la época del antropoceno».

Antecedentes artísticos y científicos de Microcosmos

Robert Hooke (1635-1703) es el autor inglés de un libro que marcó un hito en 1665 Micrographia: or some Physiological Descriptions of Minute Bodies made by Magnifying Glasses with Observations and Inquiries Thereupon, la primera publicación que contiene descripciones basadas en observaciones con la ayuda de un microscopio. Inventó la palabra célula después de estudiar un trozo de corteza de un alcornoque (Quercus suber) y conservó este conocimiento pionero con su propio dibujo:

micro

Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832), el gran poeta alemán, también inventó la palabra «morfología», que Gordon L. Miller define como «una ciencia de las formas orgánicas y las fuerzas formativas destinada a descubrir la unidad subyacente en la vasta diversidad de plantas y animales». Goethe fue el autor de Las metamorfosis de las plantas, publicada originalmente en 1790, una obra que transformó el pensamiento biológico del siglo XIX.

Gracias al perfeccionamiento de la microscopía a lo largo de su vida, elbotánico austriaco Franz Bauer (1758-1840) pudo realizar estudios exquisitamente detallados de una amplia gama de tipos de polen.

Trustees of the Natural History Museum, London
Trustees of the Natural History Museum, London

Sobre Anna Atkins (1799-1871), la primera mujer fotógrafa y la inventora de la cianotipia, mediante la cual creó planos detallados de algas de Gran Bretaña que publicó en forma de libro en 1843, Larry J. Schaaf sostiene que «en el curso de un esfuerzo científico, Anna Atkins convirtió su afición por la botánica en símbolos duraderos de belleza y expresión». 

Ernst Haeckel (1834-1919), que acuñó la palabra ecología en 1866, es el artista que realizó la influyente obra Kunstformen der Natur en 1904. Sus precisos dibujos de radiolarios microscópicos (1862) influyeron especialmente en las simetrías arquitectónicas surgidas del movimiento Art Nouveau y en los artistas del Jugendstil de finales del siglo XIX, vinculando así la estética con las teorías darwinianas de la evolución.

En 1923, R. H. Francé (1874-1943), que podría caracterizarse como una continuación del modelo del científico romántico alemán, escribió: «Sólo en los últimos treinta años se ha perfeccionado el microscopio hasta el punto de espiar la estructura minúscula y secreta de la célula». En consonancia con las ideas medioambientales contemporáneas, creía que «el mundo es una unidad, cada parte de la cual influye en todas las demás». La redención y las soluciones, afirmaba, sólo podían alcanzarse actuando en armonía con las fuerzas del mundo natural. En Germs of Mind in Plants (1905), Francé exclama con un entusiasmo desenfrenado que, tras la invención de la lente acromática y la capacidad de la microscopía para revelar mundos antes invisibles con un detalle y un color asombrosos, «ahora estamos considerando en cierto modo los fundamentos mismos del conocimiento».

Wassily Kandinsky (1866-1944), uno de los fundadores del arte abstracto cuyas formas biomórficas se derivan de sus conocimientos de la biología, escribió lo siguiente en 1935: «Esta experiencia del alma oculta en todas las cosas percibidas a simple vista o a través de microscopios o prismáticos, es lo que yo llamo el ojo interno. Este ojo penetra la cáscara dura, la forma externa, se adentra en el objeto y nos permite sentir con todo nuestro sentido su pulso interno». Estas ideas son muy evidentes en «Conjunto de colores» (1938), «Rayado» (1934) y «Curva dominante» (1936) de la colección Solomon R. Guggenheim.

Otros artistas que incorporaron las biomorfas como un intento de plasmar nuevos y extraños paisajes microscópicos en su obra son Hans Arp (1886-1966) y Joan Miró (1893-1983) en su cuadro «Carnaval de Arlequín» (1924-25).

Después de quedar fascinado con las investigaciones pioneras sobre las enfermedades contagiosas publicadas por el microbiólogo francés Louis Pasteur (1822-1895) y de empezar a colaborar con el botánico Armand Clavaud (1828-1890), Odilon Redon (1840-1916) pintó microorganismos con rasgos humanos.

Para Richard Verdi, muchos cuadros de Paul Klee (1879-1940) retratan «el mundo secreto de la vida microscópica». Algunos ejemplos son «Pflanzlich-Seltsam» (Extraño como una planta) (1929) y «Vorhaben» (Intención) (1938) con su macrocosmos y microcosmos yuxtapuestos, mundos externos e internos mediados por la forma humana.

https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Vorhaben_(Intención)_de_Paul_Klee,_1938.jpg

Las fotomicrografías decorativas (1931) de Laure Albin-Guillot (1879-1962) son un antecedente especialmente destacable por su atención al patrón y la abstracción de las formas vegetales a través del amplificador del microscopio, rompiendo así las barreras entre la ciencia y las artes visuales. 

En las primeras décadas del siglo XX, la obsesión artística por la ciencia y las nuevas tecnologías llevó al escritor italiano F. T. Marinetti (1876-1944) y a los futuristas a apoyar el fascismo, mientras que otros artistas, como el célebre muralista mexicano Diego Rivera (1886-1957), abrazaron los ideales comunistas utópicos, especialmente en «El hombre, controlador del universo» de Rivera, con su representación de una serie de plantas, un microscopio y la vida celular en el centro del cuadro.

A propósito de Karl Blossfeldt (1865-1932), cuyas fotografías de primeros planos de plantas en Urformen Der Kunst (1929) redefinen las formas originarias de la naturaleza como abstracción, Walter Benjamin escribió lo siguiente en 1928: «Tanto si aceleramos el crecimiento de una planta mediante la fotografía de lapso de tiempo como si mostramos su forma en una ampliación de cuarenta veces, en cualquiera de los casos surge un géiser de nuevos mundos-imagen en los puntos de nuestra existencia donde menos los hubiéramos creído posibles». 

Lázló Moholy-Nagy (1895-1946), pionero del biofuncionalismo de la Bauhaus, es caracterizado por Oliver A. I. Botar como el «prototipo del artista progresista, vanguardista, tecno-optimista y mediático». Sus obras The New Vision: From Material to Architecture (1932) y Vision in Motion (1947) siguen siendo visualmente convincentes y provocadoras. Sus fotogramas de flores de la década de 1920 son abstracciones especialmente evocadoras basadas en formas orgánicas.

Carl Strüwe (1898-1988) es el autor alemán de Formen des Mikrokosmos (Formas del microcosmos) (1955), una colección asombrosamente bella de 280 fotografías tomadas con microscopios a lo largo de unas tres décadas. Los materiales publicitarios para una exposición individual en el Museo de Brooklyn en 1949 afirman que las microfotografías de Strüwe «recuerdan a menudo a artistas modernos como Klee o Kandinsky y, sin embargo, no invaden el campo de la pintura. Más bien sugieren posibles fuentes y explicaciones para el arte abstracto moderno, desenterrando todo un mundo de belleza invisible a simple vista». Una de las obras destacadas de la exposición de Strüwe en la galería Steven Kasher de Nueva York en 2016 fue «Arquetipo de la individualidad» (1933):

Gyorgy Kepes (1906-2001), el artista, fotógrafo, diseñador y educador húngaro que colaboró con Moholy-Nagy, es el autor del todavía muy relevante The New Landscape in Art and Science (1956), así como de la serie Vision + Value (1965-1972). La teórica del arte Charissa N. Terranova cree que las fotografías de Kepes refunden «la utilidad científica como arte abstracto». Cree que su obra se describe mejor como «visión exteriorizada por la tecnología».

Sus fotogramas, por ejemplo, producidos en Chicago entre 1938 y 1942, se realizaban sin cámara disponiendo los objetos naturales directamente sobre papel sensible a la luz en un cuarto oscuro.

Además, no hay que subestimar la influencia del filósofo francés Henri Bergson (1859-1941), cuyo concepto élan vital de la Evolución Creativa (1907) fue fundamental para definir cómo el tiempo bergsoniano vincula la producción biológica y la generación de obras de arte.

De niño, el filósofo medioambiental Michael Marder fue enviado por los médicos soviéticos de Moscú a un viaje al sur, a Ucrania, donde el clima más ameno debía curar su enfermedad. En lugar de ello, le puso en el camino invisible e incierto de la lluvia radiactiva de la catástrofe de la central nuclear de Chernóbil de abril de 1986. En The Chernobyl Herbarium: Fragments of an Exploded Consciousness (El herbario de Chernóbil: fragmentos de una conciencia estallida) (2016), Marder colabora con la artista visual francesa contemporánea Anaïs Tondeur para producir una meditación sobrecogedora y dolorosa sobre lo que Marder llama «la vulnerabilidad de la vida, amplificada por el fracaso de la razón para protegernos en este lado de la división bello/sublime». Las obras de Tondeur son fotogramas «creados a partir de las impresiones directas de especímenes de herbario radiactivos, cultivados en el suelo de «la zona de exclusión» por Martin Hajduch, del Instituto de Genética Vegetal y Biotecnología de la Academia Eslovaca de Ciencias, y dispuestos en papel fotosensible». Los autores esperan que su colaboración cultive una «forma de vida más respetuosa con el medio ambiente». The Chernobyl Herbarium es de acceso libre en Open Humanities Press:

Geranium chinum by Anaïs Tondeu
Geranium chinum by Anaïs Tondeur

En el mundo del arte contemporáneo, la incorporación por parte de Alexis Rockman de imágenes microscópicas en sus pinturas es la base de «Gota de agua» (2017) de su proyecto «El ciclo de los grandes lagos» para el que el artista, como dice, ha creado «un lenguaje híbrido que es psicodelia de la historia natural».

Lo sagrado y lo pequeño

Ralph Metzner describe dos comparaciones comunes hechas por los escritores con respecto a las experiencias con sustancias psicoactivas: «una es la analogía del amplificador, según la cual la droga funciona como un amplificador no específico de los estímulos internos y externos […] La otra analogía es la metáfora del microscopio. Se ha dicho repetidamente que los psicodélicos podrían desempeñar el mismo papel en la psicología que el microscopio en la biología: abrir ámbitos de la mente humana a la observación directa, repetible y verificable que hasta ahora han estado en gran medida ocultos o inaccesibles.»

Según Hope MacLean, «el artista huichol Alejandro López de la Torre […] me dijo que cuando miramos al mundo de los dioses, es como si miráramos a través de un telescopio. Los dioses parecen muy pequeños o lejanos. Lo mismo ocurre cuando los chamanes se miran en sus espejos. Los dioses son visibles como pequeñas imágenes redondas, igual que las imágenes vistas a través del extremo equivocado de un telescopio». Un ejemplo de este fenómeno es la «Visión de un mundo místico» del Museo Zacatecano de Arte Huichol de Santos Motoapohua de la Torre.

Cómo nombrar las plantas

Las imágenes digitales de las plantas de este sitio web están identificadas por sus nombres científicos (nomenclatura binomial=género + epíteto específico), familias, y también por sus nombres comunes en una amplia variedad de lenguas indígenas, español, portugués e inglés.

Wade Davis tiene algunas ideas interesantes sobre el proceso de denominación y categorización de las plantas, basadas en su experiencia con los indígenas a los que ha consultado en sus numerosos viajes al Amazonas: «Wepe, como todos los waorani que conocí, resultó ser no sólo un observador agudo sino un naturalista excepcionalmente hábil.

Reconoció fenómenos conceptualmente complejos como la polinización y la dispersión de los frutos, y comprendió y pudo predecir con exactitud el comportamiento de los animales.

Podía anticipar los ciclos de floración y fructificación de todas las plantas forestales comestibles, enumerar los alimentos preferidos de la mayoría de los animales del bosque e identificar con precisión los lugares donde dormían. 

No fue sólo la sofisticación de sus interpretaciones de las relaciones biológicas lo que me impresionó; fue la forma en que clasificó el mundo natural.

A menudo no podía darle el nombre de una planta, pues cada parte -raíces, frutos, hojas, corteza- tenía su propio nombre.

Tampoco podía limitarse a etiquetar un árbol frutal sin enumerar todos los animales y aves que dependían de él. 

Su comprensión del bosque excluye los estrechos límites de la nomenclatura.

Cada planta útil tenía no sólo una identidad sino una historia…»

Mirando al futuro

Como ha escrito Glenn H. Shepard, Jr., «aunque ahora se sabe bastante sobre cómo las plantas y los compuestos psicoactivos producen sus efectos peculiares en la mente humana, sigue siendo en gran medida un misterio por qué ciertas plantas producen tales compuestos».

En otras palabras, ¿por qué unas 100 plantas de entre quizás medio millón de especies vegetales diferentes fabrican estas sustancias que pueden potenciar efectos profundos en la conciencia de la humanidad sobre nuestra relación destructiva (o incluso su opuesta más igualitaria) con el mundo natural?

¿Indica esto algún tipo de coevolución mutuamente beneficiosa?  Schultes y Hofmann lo llaman «uno de los enigmas sin resolver de la naturaleza».

John C. Ryan, autor del innovador estudio Posthuman Plants: Rethinking the Vegetal through Culture, Art, and Poetry (2015), declara inequívocamente: «La recepción del bien etnobotánico debe equilibrarse con una devolución del bien a las propias plantas, a los entornos en los que crecen de forma natural y a los pueblos indígenas cuyo patrimonio cultural implica el conocimiento médico de las especies.

No basta con privilegiar el cultivo de plantas curativas como solución a su desaparición en la naturaleza.

A medida que las especies disminuyen, los sistemas de conocimiento ecocultural asociados a ellas se ponen en riesgo…»

Continúa diciendo que «un resultado potencialmente transformador del arte ecodigital es el cambio de las percepciones y los comportamientos del público respecto a la naturaleza y la relación fracturada de la humanidad con la vida vegetal».

Para realizar este trabajo de forma eficaz, Ryan aboga por la interdisciplinariedad: «¿Un profesional de la ecología es un ecologista, un artista, un poeta, un científico, un ingeniero, un conservador, un botánico o todo lo anterior?»

Para terminar, es urgente destacar lo que dice Jonathan Ott en su obra magna Pharmacotheon: «Creo firmemente que el uso espiritual contemporáneo de las drogas enteógenas es una de las esperanzas más brillantes de la humanidad para superar la crisis ecológica con la que amenazamos la biosfera y ponemos en peligro nuestra propia supervivencia, ya que el Homo sapiens está cerca de encabezar la lista de especies en peligro de extinción.» (Véase Kirkham y Letheby para obtener más información sobre cómo los psicodélicos pueden contribuir a una forma de lo que los autores llaman «biomejora moral» y «comportamientos proambientales».)

Las plantas-maestras de este sitio web, Microcosmos: Un homenaje a las plantas sagradas de las Américas, respetadas, vistas en conjunto y magnificadas en formas estéticamente innovadoras hasta ahora desconocidas, pueden marcar el camino hacia un cambio de conciencia.

Acknowledgments

Por último, nos gustaría dar nuestro más profundo agradecimiento a Eric Williams-Bergen por su experiencia voluntaria para diseñar y construir este sitio web (con la ayuda de Eden Williams-Bergen y Jean Williams-Bergen). También queremos expresar nuestra gratitud a Catherine Tedford, directora de la Brush Art Gallery de la Universidad de St. Lawrence, a su personal, así como a Josephine Skiff, subdirectora del Newell Center for Arts Technology, por su habilidad y persistencia colectivas que nos permitieron superar muchos retos y hacer posible la exposición de marzo de 2020. Personalmente, puedo decir que ha sido un raro privilegio y un honor para mí convivir con estas numerosas plantas y cuidarlas durante los últimos cinco años. Esthela Calderón y Becky Harblin merecen un reconocimiento especial por ayudar a fotografiar y cultivar las propias plantas que aparecen en esta página web. Peter Wroblewski también ha participado en este proyecto de forma asombrosamente generosa y ha tenido la amabilidad de acompañarnos en Canton para la inauguración de la exposición de marzo de 2020. En la página web se incluye una bibliografía para lecturas adicionales, así como algunas fuentes para obtener semillas y plantas vivas.